La peculiaridad hispanoamericana

Es un mediodía cualquiera del templado invierno en Torata, una pequeña villa serrana de Perú. Un numeroso grupo de escolares, uniformados de azulón y blanco, aparece por una esquina de la plaza del pueblo bajo la dirección de varios adultos y, con una ingenuidad tan conmovedora como desdichada, comienzan una suerte de representación consistente en varios actos que no parecen guardar demasiada relación entre sí. En uno de ellos, un puñado de varoncitos camina con las espaldas encorvadas como bajo el peso de la esclavitud (¿ejercida por algún temible dictador, o acaso por los mismísimos conquistadores españoles?) en tanto que otros cuatro o cinco, detrás, los fustigan teatralmente de manera inclemente, arrancándoles hartos gemidos de dolor. En el siguiente acto, un grupo de bravas libertadoras (históricamente muy representativas, pues siempre fueron las mujeres quienes trajeron la libertad a las naciones oprimidas) desfila al muy razonable -aunque desganado y sin convencimiento- grito de: “¡Queremos libertad, viva la democracia!”; de donde puede inferirse que en Perú no existe ninguna de ambas cosas (lo cual, irónicamente, es la pura verdad, extensiva al mundo entero) o que cuanto de ellas pueda haber lo traen esas jóvenes mestizas con sus protestas, gracias a las cuales el pueblo habría dejado de sufrir alguna tremenda represión autoritaria y muy probablemente heteropatriarcal. Sigue leyendo

Publicado en Opinión | 2 comentarios

Mitos sobre la moneda digital del Banco de Rusia

En un artículo (en inglés) publicado el 26 de julio, titulado “La MDBC del Banco de Rusia: mito frente a realidad”, Riley Waggaman da respuesta a ciertas ideas erróneas populares respecto a la moneda digital del Banco de Rusia. Esta entrada es mi traducción de ese artículo, así que todo el mérito del contenido es de Riley.

Las iniciales MDBC (o CBDC, del inglés central bank digital currency, como puede leerse a veces en textos en español) significan “moneda digital de banco central”.


El presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, promulgó oficialmente el rublo digital del Banco de Rusia el pasado lunes, después de que la Duma estatal ratificara el marco legislativo para la “tercera forma de moneda” de Rusia a principios de este mes.

Salvo en los medios estatales y corporativos, el rublo digital no ha sido particularmente bien recibido en Rusia, seguramente porque la mayoría de los rusos se dan cuenta de los serios peligros y riesgos que conlleva la adopción de un token [ficha real o virtual equivalente al dinero] digital centralizado y programable, emitido y controlado por un banco central obediente al FMI y que opera con independiencia del estado ruso.

Sin embargo, en los “medios alternativos” occidentales parece haber aún cierta confusión sobre el rublo digital. Según ellos, mientras que las MDBC occidentales son claramente una herramienta de control total, la MDBC de Rusia supondría un jaque mate para los globalistas.

Estoy seguro de que sólo es una coincidencia, pero muchos de los puntos fuertes que esgrimen los discípulos del rublo digital pueden ser leídos en una útil página de Preguntas frecuentes en la web del Banco de Rusia.

El presente artículo intenta aclarar algunas confusiones habituales respecto a esta pesadilla digital, que sin duda llegará pronto también a algún país de su entorno. Sigue leyendo

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Torata y el canon minero

Torata es un pequeño pueblo de dos mil habitantes situado en el valle de su río homónimo, a 2200 m de altitud sobre el nivel del mar y a unos 30 km corriente arriba desde Moquegua; en el corazón, por tanto, de la cordillera occidental andina cuyos picos son puerta al altiplano peruano, el cual, 300 ó 400 km más al nordeste, queda por último interrumpido por la muralla de la cordillera oriental, que son esos Andes que conocemos por las ilustraciones y las películas. Tras ellos, y varios quilómetros en vertical hacia abajo, se encuentra la inmensa cuenca amazónica.

Según el viajero se acerca al pueblo puede ver, en la ladera de un cerro, una leyenda gigante hecha con piedras amontonadas y encaladas que dice así: “TORATA CRECE GRACIAS AL CANON MINERO”; texto cuya lectura me sugiere inmediatamente dos reflexiones que son, en cierto modo, inseparables una de otra: a) ¿para qué necesita Torata crecer?, y b) ¿significa esa frase que los torateños deben alegrarse, en nombre y a cambio del sacrosanto crecimiento, de que la industria minera contamine su valle poco a poco hasta privarlo del encanto que, precisamente, hizo de él un lugar ideal para vivir? Preguntas retóricas, claro está. Sigue leyendo

Publicado en Chile y Perú | 2 comentarios

La caída del liberalismo hasta la tecnocracia global

El presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial (WEF), Klaus Schwab, habla en la ceremonia de apertura del 14º Encuentro Anual de Nuevos Campeones, también conocido como el Verano Davos, en Tianjin, China, 27 de junio de 2023. (foto: Xinhua)

En el Substack the Edward Slavsquat, el día 1 de julio Riley Waggaman publica una entrevista, en inglés, con el periodista moldavo Iurie Rosca. Me he tomado la molestia de traducirla al español para colgarla aquí.

El trabajo de Rosca se ha centrado en sacar a la luz la infiltración occidental en el mundo exsoviético y en destacar los peligros que nos acechan a medida que la tecnocracia global basada en el modelo chino reemplaza a la hegemonía estadounidense. Aparte de publicar ensayos y artículos periodísticos, Rosca dirigió el Partido popular demócrata-cristiano de Moldavia, fue diputado parlamentario durante cuatro mandatos, entre 1994 y 2005 y nombrado dos veces Vicepresidente del Parlamento moldavo. También ocupó el cargo de Viceprimer Ministro de Agencias de Seguridad.

Rosca, cristiano ortodoxo devoto, es un acérrimo anticomunista que, tras el derrumbe de la Unión Soviética, se convirtió en un antiliberal contrario al Occidente Colectivo. Fundó varios sitios web, los cuales se cerraron por orden del Servicio de Seguridad e Información moldavo en marzo de 2022. Actualmente está al cargo de un popular canal de Telegram donde publica textos y vídeos traducidos a varios idiomas. Rosca es también autor de varios libros en rumano, ruso y francés. Su último ensayo, “Próximamente: La fase apocalíptica de la tecnocracia y el transhumanismo”, fue publicado por Technocracy News en junio.

He aquí la entrevista: Sigue leyendo

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Conferencia de la ONU en Rusia sobre bioseguridad

[Este post es traducción -ligeramente libre- de un artículo publicado por Riley Waggaman.]

Sochi acoge una conferencia de la ONU para garantizar la “indivisible bioseguridad” en la lucha contra “amenazas infecciosas”

Moscú se une a la coalición de 70 naciones para “proteger la salud [global] y garantizar el desarrollo sostenible”

Parece que fue todo un éxito.

Los días 22 y 23 de junio de 2023, Sochi (eso está en Rusia) acogió la cuarta conferencia internacional “Desafíos globales de bioseguridad: problemas y soluciones”, una de las varias iniciativas globales organizadas en torno a la Convención de Armas Biológicas (CAB) de la ONU.

La cumbre fue encabezada por el Servicio federal ruso para la vigilancia de la Protección de los derechos del consumidor y el bienestar humano (Rospotrebnadzor), con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

La web de la conferencia (en inglés) explicaba:

Su objetivo es discutir el fortalecimiento de la seguridad biológica internacional. Se espera que participen en el evento más de 150 personas de 70 países, así como organizaciones internacionales y sociedades civiles y del mundo académico. […]

La reunión de Sochi es una plataforma para una discusión profesional abierta de todos los países y organizaciones interesados en garantizar una seguridad biológica indivisible basada en el respeto a la soberanía y los intereses de los Estados en esta área.

La conferencia de Sochi permitirá analizar las amenazas actuales a la seguridad biológica en el mundo y desarrollar propuestas para contrarrestarlas con el fin de proteger la salud y garantizar el desarrollo sostenible.

Los delegados discutirán los actuales riesgos de bioseguridad globales y regionales, experiencia en responder a amenazas infecciosas, y nuevas oportunidades científicas para garantizar la bioseguridad.

Se explica por sí solo.

La conferencia también discutió el “fortalecimiento de los mecanismos supranacionales para reducir la amenaza del desarrollo y uso de armas biológicas y tóxicas”, que por supuesto es un tema muy importante, digno de diálogo y cooperación internacional. Si se ha avanzado hacia la consecución de este objetivo, deberíamos alegrarnos todos.

Y aunque resulta encantador que la conferencia haya enfatizado la importancia del “respeto a la soberanía y los intereses de los Estados”, no estoy seguro de que los proyectos de salud global liderados por la ONU tengan un buen currículum en ese aspecto. Pero esta es solo mi opinión. Sigue leyendo

Publicado en Opinión | Deja un comentario

La agenda ESG avanza por toda Rusia

[Esto es mi traducción al español de un artículo escrito por Riley Waggaman (uno de los escasos periodistas que ofrecen al lector angloparlante una visión y una versión del sector ruso más crítico). Las aclaraciones entre paréntesis cuadrados son mías. Las siglas “ESG” -del inglés “Environmental, Social, Governance”- se refieren a un enfoque de inversión comprometido con lo social, lo medioambiental y la gerencia corporativa benigna.]

La agenda ESG avanza por toda Rusia

El evangelismo ESG de Herman Gref está dando dividendos

ESG: ¡Lo que anhelan los simpáticos banqueros!

Herman Gref sigue adelante con su “ruta de cliente” inspirada en Davos para Rusia.

Como parte de su interminable campaña para hacernos la vida intolerable, el director ejecutivo del banco pro-vacunas más grande de Rusia [llamado Sber; logo de la foto superior] ha estado difundiendo de forma metódica el Evangelio ESG.

El 16 de mayo Gref firmó un acuerdo con la Universidad Técnica Estatal Bauman de Moscú, uno de los institutos técnicos más prestigiosos de Rusia. El acuerdo tiene como objetivo “desarrollar la educación ingenieril en Rusia”.

Sber y la Universidad Bauman “trabajarán juntos para realizar investigaciones científicas, fundamentales y aplicadas, en los campos de la robótica y la ingeniería de software. Los desarrollos conjuntos que aspiren a lograr los objetivos de desarrollo sostenible (ESG) podrán formar un área de cooperación diferenciada”.

(Gref, como astuto tecnócrata que es, ha estado invirtiendo recursos para moldear las mentes de los más prometedores e impresionables jóvenes de Rusia. Al fin y al cabo, ellos son el futuro).

Pero sus travesuras ESG no se han limitado a altruistas programas de educación. Sigue leyendo

Publicado en Opinión | Deja un comentario

Protegido: Destruir Rusia

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo, por favor, introduce tu contraseña a continuación:

Publicado en Opinión | Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

Bielorrusia. Cap. 15: Epílogo

DESPEDIDA Y CIERRE

Lo que queda por contar de este viaje tiene ya escaso interés incluso para mí; tan poco, que no sé si vale la pena escribirlo: el principal destino, que era Bielorrusia, ha quedado atrás y sólo me resta poner aquí algunas notas sobre la última etapa de mi vuelta, hasta llegar a casa.

El hotel que había reservado en Varsovia resultó ser muy bueno, sobre todo en relación al precio, que no llegó a cincuenta euros por noche. Lo había escogido por su cercanía al aeropuerto, pero presumo que la tarifa que conseguí tenía alguna relación con esas fechas pascuales de escasísima ocupación hotelera en Polonia. Era un edificio bastante nuevo y moderno: espaciosas habitaciones con todas las comodidades, ventanas hasta el suelo, moqueta por todas partes, equipo completo de té y café, agua mineral con gas, nevera, amplio cuarto de baño, cómodas camas, bien diseñada iluminación, tabiques y puertas aislados acústicamente, etc. Aparte, en el sótano, gimnasio y sauna de uso gratuito para los clientes; instalación esta última que aproveché para darme una buena sesión aquella tarde antes de salir a cenar. Un lugar óptimo, en suma, para descansar un par de noches antes de coger el avión a Madrid.

Lo primero que hice fue llamar a Ania por si daba la rara casualidad de que estuviese en Varsovia; y resultó que sí: ella y Sandro habían cancelado sus vacaciones de Semana Santa en Roma porque alguien de la familia de él, que allí vive, tenía la gripe china y, claro está, no podían exponer a su dulce hijita a riesgo tan letal; así que quedamos para el día siguiente.

Como casi todos los restaurantes de Polonia están cerrados en estas fechas, apenas tuve opciones para elegir dónde cenar: o bien el carísimo que había en el hotel, o un tailandés cercano, tampoco precisamente económico. Aun así, me decidí por éste, en parte para variar la dieta de comida eslava que había venido siguiendo durante todo el mes anterior. Como es costumbre en estos sitios de comida rápida oriental, tenían un menú inacabable de platos enormemente parecidos. Tras estudiarlo un rato escogí un arroz con carne de venado. Le pregunté al hombre si hablaba inglés y, sin dudarlo un segundo, me contestó que sí; pero lo cierto es que no entendía ni una palabra y tuve que indicarle mi elección con el dedo.

Me resulta muy curioso darme cuenta de la distinta mentalidad de los pueblos: cuando a un eslavo le preguntas si habla inglés, normalmente te dice que no, aunque algo sepa; y en el mejor de los casos, si su nivel es mediano o incluso bueno, te dice que “sólo un poco”. Los asiáticos, por contraste, suelen tener la actitud diametralmente opuesta: su respuesta es a menudo afirmativa aunque no sepan decir más que “hello” o “yes”. Con espíritu tan derrotista como el eslavo, no es de extrañar que ninguno de los países de la Europa oriental ocupe un puesto destacado en el desarrollo económico.

En este caso, el empleado conocía incluso la palabra “spicy”. Me arriesgué a pedir el arroz picante porque ya tengo aprendido que los restaurantes extranjeros suelen tener sus comidas adaptadas a los gustos locales; de otro modo, no me había atrevido: en Tailandia, los platos sin el peligroso adjetivo son ya bastante picantes, y los que lo llevan no hay boca que los aguante. Y no me equivoqué: me sirvieron un enorme plato apenas ligeramente spicy que hube de aderezar, para darle un poco de gracia, con una salsa roja de pimienta cayena que había por allí; y aun así me quedé algo corto. De la carne no puedo afirmar con rotundidad que no fuese venado, pero a mí me pareció ternera vulgaris, y además bastante insípida. Eso sí: la ración era tan exagerada que, aunque traía yo bastante hambre, no pude acabármela. Quedé servido de comida rápida tailandesa para los próximos años.

El día siguiente estuve dando un paseo por las desiertas calles de Varsovia, tanto más vacías en aquel barrio, Słuźewiec, donde comienza la periferia sur. Una ubicación muy a propósito para estos últimos días también periféricos de mi viaje, e igualmente acompasada a mi estado de ánimo.

Aquella tarde opté por una cena temprana y ligera en el restaurante del hotel, que -pese a lo frugal- me costó un pico, antes de irme a casa de Ania. Fue una visita más bien corta: ya nos habíamos puesto al día el mes anterior y no teníamos gran cosa que contarnos; de modo que a las diez y media estaba ya de vuelta en mi habitación.

EPÍLOGO

Principié estas notas preguntándome dónde y cuándo se sitúa el inicio de un viaje, y en este punto de la escritura me surgen las mismas preguntas respecto al final. Advierto que estoy ya escribiendo con desgana y que, si aún redactaré este último párrafo, será más por mor del orden y la redondez que por las ganas o la conveniencia de contar algo que tenga algún valor. Quizá sea acertado concluir que los viajes, en nuestro ánimo, tienen un desfase, un adelanto respecto a las fechas reales: sentimos que tanto su inicio como su final se producen, en términos temporales, antes de que lo hagan en términos geográficos. O a lo mejor esto es sólo una engañosa impresión que tengo ahora, derivada de lo fácil y cómodo que fue mi regreso a casa, sin incidentes ni anécdotas que lo salpimentaran: la hora del vuelo era muy conveniente, como también lo fue la cercanía del hotel al aeropuerto. Mi tránsito por el control de seguridad fue indoloro y la navaja suiza que había traído por descuido en el equipaje no fue requisada, como había venido temiendo desde hacía varios días: resulta que está permitido portar en cabina herramientas cortantes con hoja de hasta seis centímetros, y la mía era de cinco. El vuelo fue muy tranquilo y a media tarde estaba ya en Madrid, sano y salvo. La aventura bielorrusa había concluido — quién sabe si para siempre.

¿O es tal vez que la persona, real o imaginada, destinataria de estas notas ha ido difuminándose poco a poco en mi pensamiento? Puede ser. Todo puede ser.

Publicado en Bielorrusia | 2 comentarios