Indefensión del paciente maltratado. I: El maltrato

Posted by on 20/11/2021

En marzo de 2021 se produjo un incidente insólito -difícil, incluso, de creer para quienes no lo presenciaran- en el hospital Vía de la Plata (grupo Hospitales Parque), ubicado en la pacense localidad de Zafra. Los hechos fueron los siguientes:

Un paciente, en tratamiento por un prolongado trastorno ansioso-depresivo, acudió a una cita con el siquiatra del hospital. En la consulta, lo puso al día de su evolución, le pidió que le actualizase el tratamiento y, por último, que le facilitase un informe médico formal. El médico, que desde el primer momento le había mostrado muy poca empatía, al escuchar esta petición adoptó una actitud abiertamente hostil y lo acusó, con singular grosería, de albergar intenciones fraudulentas; en concreto, la de querer impostar una incapacidad laboral. Además, a partir de ese momento ya no quiso atender a las razones que el atribulado paciente le ofrecía ni escuchar sus protestas por aquel hostigamiento emocional -que acentuaba su ansiedad y depresión- por parte de quien, se supone, tenía el cometido de mitigar el padecimiento mental de sus enfermos. Cualquier médico es libre de sospechar que su paciente es deshonesto, o incluso un potencial estafador del sistema sanitario (de lo cual, seguramente, no faltan casos), pero no tiene derecho a elevar esa sospecha al rango de certeza y, menos aún, a reprochárselo zafiamente al presunto engañador. En el caso de un siquiatra, esta improcedente conducta reproche resulta aún más grave debido a la delicadísima naturaleza de las dolencias que corresponden a dicha especialidad: lo correcto y profesional habría sido guardarse las sospechas para sí y atender al paciente con corrección y respeto, pues la función de la medicina no es la de juzgar al enfermo ni, menos aún, la de condenarlo.

Pues bien: este especialista, tras imputar a su paciente un animus fraudandi, se negó a facilitarle el informe solicitado y acabó negándose incluso a seguir tratándolo, prohibiéndole que volviese por su consulta; dicho lo cual, lo despidió sin miramientos y en tal tono que las voces pudieron escucharse al otro lado de la puerta. El paciente, confundido por esas duras palabras, según salía de la consulta se las reprochó al médico diciéndole: “¡pues valiente siquiatra que está usted hecho!”, lo cual  también fue oído por quienes se hallaban en la sala de espera.

En este punto, el facultativo, no dispuesto a asumir el desprestigio público a que él mismo, con su comportamiento, se había expuesto, salió de la consulta tras el enfermo y, ante todos los presentes, le espetó a voz en grito: “¡tú lo que eres es un sinvergüenza, un jeta, un puto jeta!”, al tiempo que se palmeaba la mejilla con la mano en el conocido gesto que hace más gráfica la ofensa; a lo que aquél, paralizado por la sorpresa ante tan inaudita ofensa, volvió a echarle en cara su nula profesionalidad e indigna forma de tratarlo. El siquiatra, visiblemente alterado y presa de la soberbia, persistió en sus insultos a la vez que, dirigiéndose a los asombrados testigos, les revelaba detalles médicos y datos de la vida privada del paciente, información cuyo secreto tenía la obligación legal, profesional y deontológica de guardar. Ante este atropello, el otro reccionó llamándolo “gilipollas”, lo cual le valió una respuesta aún más desproporcionada del facultativo, que se le encimó y, con la mano en alto, en ademán de golpear, le gritó: “¡lárgate o te pego una hostia!”

A partir de aquí, la tensa situación se mantuvo durante unos minutos, a lo largo de los cuales el siquiatra llamó repetidas veces “sinvergüenza, puto jeta” a su víctima, persistiendo en amenazarlo con una agresión, al tiempo que éste se defendía repitiendo lo de “gilipollas”, si bien no hizo el menor ademán físico de defensa ni ataque ante el inminente golpe. De hecho, si no llegó a recibirlo fue porque uno de los testigos de aquella escena se interpuso entre ambos y logró calmar al iracundo médico. Entretanto, al ruido de las voces habían acudido varios empleados del hospital, ninguno de los cuales tuvo la decencia de arropar ni defender al denigrado paciente: antes al contrario, no faltó quien se sumara al hostigamiento que éste recibía. Finalmente el siquiatra, sin dejar de proferir insultos y amenazas hasta el último instante, se decidió a volver a su consuta, dejando al paciente libre para marcharse ileso y sin nuevas amenazas, aunque presa del consiguiente abatimiento nervioso y emocional.

(Continúa)

2 Responses to Indefensión del paciente maltratado. I: El maltrato

  1. Pedro

    Esto es real? Alguno va a heredar.

    • The Freelander

      Hola Pedro. Real y fidedigno. He ahí lo paradójico de esta historia: resulta tan increíble, que quienes la escuchan tienden a desconfiar de su veracidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.